Gauguin - Fatata te Miti (Near the Sea)

Paul Gauguin
Fatata te Miti (Junto al Mar), 1892
óleo sobre lienzo
sin marco: 67.9 x 91.5 cm
con marco: 92.4 x 114.9 x 10.1 cm
National Gallery of Art, Washington, Chester Dale Collection


Gauguin - Arii Matamoe (The Royal End)

Paul Gauguin
Arii Matamoe (El Fin Real), 1892
óleo sobre tela
sin marco: 47.9 x 74.9 cm
The J. Paul Getty Museum, Los Angeles


Gauguin - Manao tupapau (The Spirit of the Dead Keeps Watch)

Paul Gauguin
Manao tupapau (El espíritu de los muertos te vigila), 1892
óleo sobre lienzo
con marco: 92.1 x 113.03 x 6.35 cm
sin marco: 72.4 x 97.5 cm
Albright-Knox Art Gallery, Buffalo, A. Conger Goodyear Collection, 1965
© Photo Credit: Albright-Knox Art Gallery / Art Resource, NY


Gauguin - Mata Mua (In Olden Times)

Paul Gauguin
Mata Mua (En el principio), 1892
óleo sobre lienzo
con marco: 118.5 x 94.5 x 9 cm
sin marco: 91 x 69 cm
Carmen Thyssen-Bornemisza Collection, en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Ver imágen a más resolución


Gauguin: Creador de Mitos. Una sensacional muestra sobre Paul Gauguin llega a Washington



Cerca de 120 obras, incluyendo pinturas, acuarelas, pasteles y esculturas, se exponen en esta gran retrospectiva de uno de los artistas más fascinantes de la edad moderna

Del 27 de febrero al 5 de junio de 2011

Fuente: Galería Nacional de Washington

"Gauguin: Creador de Mito" se organiza alrededor de los temas más importantes que prevalecen en sus mitos creados: el artista como creador, la búsqueda de la espiritualidad, la búsqueda de un paraíso terrenal (y el descubrimiento de un paraíso perdido), la recreación del pasado, arquetipos femeninos, y las coincidencias religiosas. Los mitos de Gauguin surgen de su propia imaginación, así como de una amplia gama de fuentes europeas y orientales, tales como literatura bíblica, la poesía francesa contemporánea, las leyendas oceánicas, el budismo y el hinduísmo. Estos temas se entrelazan los unos con los otros a través de la exposición, siguiendo la estela de Gauguin mientras éste viajaba de un lugar a otro, explorando diferentes medios de comunicación y ampliando sus conocimientos de otras culturas.

Artista como creador: La exposición se abre con una serie de poderosos autorretratos, incluyendo "Cristo en el Huerto de los Olivos" (1889) y el autorretrato de la propia Galería Nacional de Washington (1889 ). Vistos en conjunto, sugieren la imagen que Gauguin tenía de sí mismo como un artista heroico en busca de las verdades más profundas.

Búsqueda de la espiritualidad: las historias y las imágenes religiosas impregnan la obra de Gauguin, pero aparecen por primera vez en sus cuadros bretones. Profundamente influido por el intenso clima espiritual de Bretaña, Gauguin respondió con una serie de pinturas excepcionales que culminaron en el famoso "El Cristo amarillo" (1889).

Paraíso Terrenal / Paraíso perdido: Recién llegado a Tahití en 1891 buscando una cultura intacta, Gauguin se sintió profundamente decepcionado al descubrir los cambios que el colonialismo había traído a la capital, Papeete. Con la esperanza de encontrar un ambiente más auténtico, se trasladó al campo y comenzó a pintar de la Polinesia de sus sueños, llena de mujeres hermosas, coloridas flores y exuberante vegetación, un mundo de languidez tropical, el paraíso terrenal que había esperado encontrar.

Re-crear el pasado: La pérdida de la antigua cultura polinesia entristeció profundamente Gauguin, quien lamentó la desaparición de una cultura que nunca conoció. "Arii Matamoe (El Fin Real)" (1892) conmemora la muerte del último rey de Tahití, Pomare V, que murió a los pocos días de la llegada de Gauguin a Tahití. Con la cabeza del Real dramáticamente que aparecen sobre un cojín blanco, la pintura celebra el "buen salvaje" y es un lamento por el paso de toda una cultura.

Arquetipos de mujeres: mujeres míticas dominan gran parte del arte de Gauguin. Su amante tahitiana sirvió de modelo para muchas de sus obras, sobre todo el famoso tupapau "Manao tupapau (El espíritu de los muertos te vigila)", de 1892, donde Gauguin transforma a su modelo en una reclinada Eva amenazada por un espíritu fantasmal.

Coincidencias religiosas: en el arte de Gauguin, las tradiciones orientales y occidentales se entremezclan, desde el cristianismo libremente mezclado con las religiones oceánicas, hasta vestigios del hinduismo y el budismo. Obras como "Te Faaturuma (La mujer Meditando)", de 1892, o "Te Rerioa (El sueño)", de 1897, muestran estas profundas inquietudes que dominaron el arte de Paul Gauguin.


Para saber más:

Gauguin: en los trópicos
Artículo de theartwolf.com sobre la vida de Paul Gauguin en Polinesia

El Museo Getty adquiere Arii Matamoe
Noticia de theartwolf.com sobre la adquisición de una obra de Gauguin presente en la exposición

Derechos Reservados

Canal RSS | Site Map | Quienes Somos | Manifesto | Contactar | Terminos de Uso | Links (enlaces) | © theartwolf.com